Calor Portátil

“Se acerca el invierno”, como reza el lema de una famosa serie y en EUFÓN lo tenemos todo listo para satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Los sistemas de calefacción cobran importancia de nuevo. Quizá, con los precios que alcanza la luz últimamente, muchos descarten los radiadores eléctricos, pero tenemos que decir que, bien utilizados, pueden ser más económicos que otros sistemas como el gas o el gasoil.
A su facilidad de uso, se une la portabilidad y facilidad de instalación. Por supuesto, la inversión a realizar para su adquisición es mucho menos y son más rápidos en dejar una estancia a la temperatura de confort. Son ideales para zonas templadas que no requieren de un alto consumo de calefacción.
Obviamente, no todos los radiadores nos garantizan un menor consumo eléctrico. Nosotros vamos a hablar de dos tipos, que son los que creemos más interesantes:
Los radiadores con fluido caloportador (como pudiera ser el aceite). El fluido en cuestión circula por su interior y calienta el radiador de forma constante. Este tipo es el que se denomina de bajo consumo. Pero ojo, a bajo consumo se refieren con que tarda más en enfriarse una vez desconectado, lo mismo que tarda más en calentarse. Ideales si necesita la calefacción puesta más de cinco horas.
Radiadores de tecnología seca. Constan de una resistencia que calienta el material donde se halla instalada. Los de aluminio, por ejemplo, se calientan muy rápido, lo mismo que se enfrían. Ideales para usos puntuales, una hora máximo.
Pero los hay de cerámica o mármol que, al igual que los de fluido, tardarán mucho en enfriarse. Estos van mejor pare encendidos que superen las cinco horas.
Todos suelen venir equipados con un termostato e incluso algunos son programables. Lo ideal sería mantener la estancia a unos 21ºC. Pero, ¿dónde los instalamos?
Pues hay que evitar que quede tapado, no tanto por el riesgo de incendio, sino porque el calor no podrá circular de manera apropiada por la estancia. El sitio ideal sería siempre bajo la ventana. ¿Por qué? Pues alrededor de la ventana siempre habrá aire frío y lo que pretendemos es crear un flujo de aire, ¿no? Así, el aire frío descenderá y el caliente subirá, creando ese flujo que calentará la estancia en cuestión con más rapidez y uniformidad.
Por último, ¿qué potencia necesitamos? Pues aquí va una indicación: multiplicamos el número de m² por 100W en viviendas con un aislamiento bajo o medio, y por 60W en viviendas bien aisladas. Para el baño, multiplicamos los m² por 125W.
Si tiene dudas sobre cualquier tipo de instalación eléctrica, no dude en ponerse en contacto con nuestros especialistas. Le atenderán encantados.

Deja un comentario