Electricidad Estática

Todo el mundo, alguna vez, se ha llevado un “calambrazo” al tocar a otra persona u objeto. Eso es debido a la llamada “electricidad estática”.

La carga estática salta de materiales aislantes hacia materiales conductores. Puede influir la ropa o calzado que llevemos puestos e incluso la humedad ambiental, si se reduce mucho, hace que aumente la carga estática de la gente y de los materiales conductores.

El cuerpo se carga de cargas negativas (electrones). Así, en cuanto entramos en contacto con personas o conductores con una carga menor, o que no están cargados, nuestros electrones se transfieren para equilibrar los potenciales y se produce el desagradable chispazo o calambrazo que todos hemos sufrido.

Hay personas más propensas que otras a cargarse estáticamente. Influye el tamaño corporal y el vestir con prendas sintéticas. Así, ¿cuántas veces no hemos salido del coche y al tocar la chapa no nos ha dado una descarga? El roce con la tapicería del asiento y nuestra ropa puede valer para cargarnos bien las pilas.

Intentar no tocar materiales conductores es una buena solución, pero tampoco vamos a ir por la vida pensando qué si y qué no tocar, ¿verdad? Pero bueno, no usar moquetas, ni calzado de suela gruesa; no usar cepillo para el pelo y evitar prendas sintéticas, puede ser una ayuda si es víctima frecuente de los famosos chispazos.

Para estas y otras muchas consultas, no dude en ponerse en contacto con nuestros especialistas. Somos apasionados de la electricidad.

electricidad estática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *