¿Qué es la energía reactiva que pagamos?

Seguro que en alguna ocasión ha oído hablar de la energía reactiva o lo ha visto en su factura de la luz, pero, ¿qué es y cómo se aplica? Si preguntásemos a un ingeniero o técnico electricista por la definición de energía reactiva incluirá términos como redes sinusoidales, armónicos, efecto Joule… términos que se escapan al gran público.
A diferencia de la energía activa que se transforma íntegramente en trabajo o en calor y se mide en kWh, la energía reactiva:
-No se consume ni sirve para calentar.
-Se mide en kVArh ( kilo voltio-amperio reactivo hora) .
-Se asocia a todos los aparatos que para su funcionamiento precisen de una bobina (es decir aquellos que funcionan con motores o transformadores) alimentados en corriente alterna (la intensidad cambia de sentido de circulación, esta va y viene de nuestro consumo a la red 50 veces por segundo).
Entonces, si la energía reactiva no se consume: ¿Por qué se penaliza cobrándose un recargo en la factura de la luz?
La energía reactiva no hay que producirla, pero sí hay que transportarla, provocando variaciones en la intensidad eléctrica de los circuitos, desencadenando sobrecarga en las líneas transformadoras y generadoras. Es decir, la energía reactiva no produce un trabajo útil y es necesario neutralizarla o compensarla.
Podemos decir entonces que es una energía “fantasma” que circula por la red. A la energía activa y reactiva, se le suma un tercer elemento, la energía aparente que es una suma geométrica de las dos anteriores. Cuanto más parecido sea el valor de energía activa y de energía aparente, menor energía reactiva, evitando así la penalización de esta.
Para intentar comprender lo visto hasta ahora utilicemos la siguiente analogía: una caña bien tirada tiene que tener una cierta cantidad de espuma. Sin la capa blanca efervescente, la cerveza no está en su punto. Sin embargo, la espuma no tiene la utilidad de refrescarnos como la cerveza, a pesar de que ocupa un cierto volumen en la jarra. De igual forma, la energía reactiva circula por las redes eléctricas, obligando a diseñarlas de mayor tamaño, sin aportar ninguna utilidad.

En EUFÓN ELECTRICIDAD nos preocupamos de todos los aspectos que afectan a nuestros clientes, asesorándoles para que ahorren en energía y aumenten su productividad, bien sea con nuestras instalaciones industriales o con las domésticas. Si está buscando una empresa de confianza para gestionar sus instalaciones, ¡llámenos! y un especialista le informará sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *