Obsolescencia Programada

Imaginemos productos que no se rompan y que cubran nuestras necesidades sin que haya otros superiores por los que sustituirlos. Menuda tragedia para los negocios y qué bueno para los clientes… ¿verdad? Obviamente, la industria solucionó este problema con lo que se denomina Obsolescencia Programada. Y no es algo de ahora, sino que ya en la Revolución Industrial se veía venir y se plantearon.

El ejemplo más claro de la Obsolescencia Programada son las bombillas, que es algo que todo el mundo tiene en su casa. Las bombillas de toda la vida se fundían de vez en cuando, ¿verdad? Cambiar las bombillas estaba visto como algo normal en cualquier hogar o negocio. Pero, ¿y si les contásemos que hay una estación de bomberos en Estados Unidos que tiene una bombilla de toda la vida que nunca se ha fundido? Sí, la pusieron en 1901 y aún sigue funcionando (Livermore, California). Imagínese si todas las bombillas se hubieran fabricado igual que esa… La ruina de los vendedores de bombillas, ¿verdad? Ninguno de nosotros compramos otra bombilla mientras funcionen las que ya tenemos.

El misterio de todo esto de la Obsolescencia Programada arranca en Suiza en 1924. Allí se reunieron en secreto los fabricantes de Estados Unidos y Europa para que el negocio no se les viniese abajo. Crearon un cártel que decidió que una bombilla no podía durar más de 1000 horas, de tal manera que todo el mundo se viese obligado a renovar las bombillas y la producción fuese constante. De ahí en adelante, el resto de sectores industriales fue aplicando la misma política y así llegamos a nuestros días.

Hoy contamos con bombillas LED, que duran mucho más y consumen mucho menos que las tradicionales, eso es indudable, pero la Obsolescencia Programada no va a dejar de estar presente, aunque se superen las 1000 horas, puesto que los fabricantes tienen que seguir produciendo.

Sí que es cierto, que las bombillas de las marcas “buenas” duran más que las que encontramos en el mercado, sin un origen muy definido. En algo tienen que marcar la diferencia las buenas de las mediocres.

En EUFÓN ELECTRICIDAD solo utilizamos materiales de primera calidad en nuestras instalaciones. Por algo somos líderes del sector y nuestros clientes son nuestros mejores comerciales y su satisfacción nuestra mejor carta de presentación.

Si está pensando en reformar sus instalaciones eléctricas o modificarlas, no dude en ponerse en contacto con nuestros especialistas y le asesorarán sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *