Temperatura LED

En su día ya hablamos de cómo elegir una bombilla LED, de cuánto ahorran y de cómo iluminar el espacio de trabajo. En este artículo nos vamos a centrar en cuáles iluminan mejor y cubren las necesidades cromáticas del ambiente.

En todas las casas hay luz blanca o de un tono más cálido, con distintas intensidades, por lo que hay que situarlas convenientemente para que cumplan su función.

La luz blanca, que es más fría, es ideal para colocarla donde se necesite mucha luz y muy fuerte con un solo dispositivo, por ejemplo, el garaje, el trastero, etc. Es para iluminar zonas amplias básicamente.

La luz blanca pura encaja mejor en los cuartos de baño, la cocina, nuestro trabajo y es ideal para iluminar zonas concretas, resaltando además los detalles decorativos, etc.

La luz cálida o amarillenta se utiliza para ambientar, y la podemos ver en el salón, los dormitorios y estancias de relax.

Normalmente, el color viene indicado en la caja, pero si no fuera así, solo hay que fijarse en los grados kelvin que indique: 3000 para la blanca cálida, 4500 para el blanco puro y 5800 para el blanco frío.

Ahora ya solo queda que cada uno elija dónde situarlas y qué función tienen que cubrir.

En EUFÓN ELECTRICIDAD somos líderes en gestión energética y ahorro del consumo. Póngase en contacto con nosotros para cualquier proyecto que tenga en mente y nuestros especialistas le asesorarán sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *