¿Qué son las Calderas de Biomasa?

A día de hoy, las calderas de Biomasa están sustituyendo a las de gas y gasoil a un ritmo frenético. Incluso grandes ayuntamientos y empresas las están utilizando para ahorrar costes energéticos sin perder eficiencia. Pero, ¿cómo funcionan y qué ventajas tienen?

Las calderas de biomasa utilizan como fuente de energía combustibles naturales como los pellets de madera. Elaborados a partir de serrín natural seco, sin ningún aditivo, ya que se utiliza la propia lignina que contiene el serrín como aglomerante, comprimiendo el serrín a una alta presión para formar el pellet, lo que hace que los pellets tengan una composición muy densa y dura. Consiguiendo con ello un gran poder calorífico.

El calor generado es transmitido al circuito de agua a través del intercambiador incorporado en propia caldera, con lo que se obtiene agua caliente para cualquier uso que le esté dando a su caldera de gasoil o de gas, bien sea doméstico o industrial. Para optimizar su uso se pueden instalar acumuladores de calor. La ceniza producida se recoge automáticamente en un cenicero que habrá de vaciarse varias veces al año.

En cuanto a las ventajas, son muchas:

Es una energía más barata ya que se genera a partir de recursos locales y no depende de mercados internacionales. Su precio es mucho más estable y mucho más competitivo. Nuestros clientes son los primeros en comunicarnos el ahorro que han conseguido.

Tecnología  segura, mantenimiento más sencillo. Los pellets tienen un alto poder calorífico por unidad de peso (hasta 4.100 kcal/kg) que hace de este combustible natural una forma de energía rentable y renovable, y aporta a la caldera de biomasa unos rendimientos caloríficos que alcanzan el 90%. Además, ya empiezan a encontrarse calderas de condensación a base de biomasa a precios asequibles. Con esta tecnología, el rendimiento de la caldera de biomasa aumenta hasta un 105% permitiendo un ahorro de combustible de hasta un 12%.

Energía limpia e inagotable. Emiten CO2 neutro, ya que proviene de combustible natural que se regenera. La extracción de biomasa forestal ayuda a la limpieza de los montes (previniendo incendios) y al uso de los residuos de las industrias, ya que utiliza residuos forestales o restos de industrias madereras.

Obviamente, necesitan más espacio para su instalación que las calderas de combustibles fósiles, puesto que necesitará un espacio para almacenar el combustible.  Así pues, si en un año consume 2.000 litros de gasoil necesitará unos 4.000 Kg. de pellet o hueso de aceituna, lo que ocupará aproximadamente unos 6 m3, salvo que reponga el pellet con más asiduidad.

En EUFÓN ELECTRICIDAD somos expertos en el montaje y mantenimiento de calderas de biomasa. Trabajamos exclusivamente con las mejores y más rentables para nuestros clientes. Llámenos y nuestros expertos le asesorarán sin ningún compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *